Dos tetas que merecen su propia órbita. Su propio campo gravitatorio, aunque cierto modo no le faltarán pollas que giren a su alrededor, y por lo que parece no desperdicia ni una sola y se las va tragando todas. El cámara es un tipo inteligente y elige los mejores planos para que disfrutemos del tamaño de estas dos berzas magníficas. Naturales, por supuesto.


Descargar Vídeo