La guapa Isis Taylor cede su boca y su garganta para que se la destrocen a base de pollazos. Le agarra del pelo y le folla la boca como si fuera cualquier otro agujero, como el coño y el culo. Sin reparo, la mete con dureza mientras ella sólo puede, además de engullir rabo, salivar y respirar por la nariz. Bárbaro el aguante de la preciosa Isis, que se comporta como una campeona.


Descargar Vídeo