Como digo a veces, se puede ser más guapa pero no más puta. Mirad cómo le han dejado la cara a esta criatura. ¿Podrá quitarse eso de ahí alguna vez? Le gusta mamar pollas y salivar lo más posible, después con la cara empapada y pringada, juega con la corrida esparciéndosela por toda la cara. Una absoluta cerda disfrutando.


Descargar Vídeo