En esta gran escena podéis contemplar la doble penetración de la que disfruta Lily Carter. Cómo dos hombres de medidas algo exageradas se encargan de rellenarle ambos agujeros a la vez. Su coño y su culo están siendo taladrados de una tacada, sin piedad, con mucha firmeza la agarran por la cintura y se la meten tan duro que ella sólo puede gritar y lanzar gemidos de dolor.