¡Pero vaya par de tetas! Enormes, gigantescas, naturales, puro morbo. Conocemos el principio de gravedad y como dos preciosidades tan pesadas tienden a caer, pero eso no quiere decir que podríamos pasar un rato memorable. Quién metiera la cabeza entre ellas, o se quedara a dormir la mejor y confortable siesta de su vida.


Descargar Vídeo
Categorías: Desnudas, Exóticas, Tetonas