Reconozco que prefiero antes unos pechos naturales, aunque sean pequeños, que unas tetas exageradamente operadas. Pero hay casos y casos. Dos senos bien puestos, discretamente operados y alegren la vista, son complicados de rechazar. Este caso es uno de esos, la chica portal tal delantera que el afortunado del vídeo se corre dos veces durante la misma escena.


Descargar Vídeo