Además de su gracia, su simpatía y la lambada, hay que reconocer que gran parte de la fama que han cosechado las brasileñas fuera de su país es por su culo. Sus tremendos y grandes traseros, gigantes, perfectos, bien puestos. Desafiantes a cualquier ley gravitatoria. Aquí tenemos uno que ilustra a la perfección, además haciendo sexo anal y otras lindeces de agradecer.


Descargar Vídeo