Esta rubia se nota que lleva muchos años comiendo pollas. Se sienta a la altura de ellas y se pone a mamar rabo hasta que saca toda la leche para tragarla. Le encanta engullir semen, no deja ni una gota, en incluso después de haberse corrido chupa bien la punta para no dejar nada. Sigue mamando un rato, que hasta vuelve a ponérsela dura al tipo, es una máquina.


Descargar Vídeo
Categorías: Casero, Maduras, Oral, Rubias