No sabemos si es virgen, o si tiene el coño muy pequeño, pero las caras que pone mientras se la están follando son de libro. Una mezcla de dolor y descontento, cosa que luego comprobamos que no porque cuando la está chupando vemos que de verdad disfruta por tener una polla para ella. A cuatro patas, abierta de piernas arriba, de cualquier manera esta rellenita se deja follar.


Descargar Vídeo
Categorías: Casero, Gordas, Jovencitas, Oral