La morbosísima y sumisa Gia Jordan cede su garganta en esta escena para que se la follen sin piedad ni el más mínimo miramiento. Abre la boca y se concentra para que la polla entre y salga mientras embisten su boca con dureza. La actriz lo soporta bien, aunque de vez en cuando tiene que parar porque le dan leves arcadas. Vestida de forma inocente y con un culazo tremendo.