La escena os resultará familiar. En el metro, todo está lleno de gente y una buena hembra cerca vuestra os roza…. la sangre hierve y la mente ya no razona. La diferencia entre nosotros y ellos es que ellos pierden los papeles. Pronto empezarán a agruparse y a sobar a las pobres mujeres hasta satisfacer sus fantasías, las japonesitas no se ven muy disgustadas tampoco ¿a ti qué te parece?

Descargar Vídeo