Ya que esta jovencita se gana la vida comiendo pollas delante de las cámaras, qué mejor que mientras lo hace se lo pase bien. Una máxima que lleva por bandera cuando se arrodilla a comerle la polla a alguien delante de una cámara. Experta, simpática, dulce, pero una zorra en potencio que además de chupándola te tendrá ganado con un par de risas que veas que hace.


Descargar Vídeo