Con el título debería bastar, es bastante descriptivo. Sí, se trata de una chica rubia, una novia jovencita, que dentro de la ducha le hace una mamada a su novio. Si el agua no les estorba mucho suelen ser grandes mamadas, porque debajo del agua no se preocupan por ensuciarse la polla, llenar todo de babas, que se les vaya el maquillaje o que la corrida pueda caerles en el pelo. Esa es una de las ventajas.