Obviamente, y por desgracia, esto sólo es una recreación de algo que estoy seguro que ha pasado cientos, qué digo cientos, miles de veces. La clandestinidad da morbo, y lo prohibido más, si juntas ambas cosas sale un combo mortal que necesariamente ha de acabar en sexo del bueno.