Ya lo sabemos, cómo de zorras se vuelven las chicas jovencitas cuando se van a un piso de alquiler con otras chicas. Dejan a sus novios y se follan todo lo que se mueve, usando a los chicos para los ratos que quieren. Esta zorra, se folla al hermano de una de sus compañeras de piso, aún sabiendo que no le sentará bien, ella sólo piensa en saciar sus ganas de comer pollas y ser follada.


Descargar Vídeo