Estos son uno de esos detalles que marcan las relaciones perfectas en cuanto al sexo: la disposición. Supongamos que estás en casa y de pronto se te pone la polla dura como una piedra, buscas a tu chica, y ella, esté haciendo lo que sea que esté haciendo, estará siempre dispuesta a ponerse de rodillas y hacerte la mamada de tu vida. Indudablemente tú debes responder igual.


Descargar Vídeo