Esta jovencita ya sabe bien qué es mamar una polla. Se agarra a ella con destreza, usando la boca a la vez que usa las manos, llevándose el prepucio desde arriba hasta abajo dándole bien con la lengua, llenándola de babas, salivando, succionando fuerte, intentando tener siempre al chico a punto para cuando quiera darle la corrida, abriendo bien la boca para no desperdiciar nada.


Descargar Vídeo